Donde colisionan la luz y la oscuridad, ahí estoy yo...

jueves, enero 27, 2011

Tu Dios, tu Rey…

Y navegan en soledad, a tientas,

en la fría noche los corazones.

Yo espero en la eterna oscuridad.

Soñando ver alguna vez el sol.

Todos siguen a la misma voz,

caminan con los ojos cerrados

repitiendo una y otra vez:

Síganme porque he visto la luz.

No creas en falsas religiones,

que predican bondad y amor.

Mientras esconden sus manos

manchadas de pecado carmesí.

Que la razón sea tu verdadera fe.

Revélate contra la hipocresía.

Que la verdad sea tu único dogma.

Porque eres tu propio Dios y Rey.

En un mundo lleno de soledad

la esperanza parece una fantasía.

Yo espero en la eterna oscuridad.

Soñando ver alguna vez tu rostro.

Todos siguen por el mismo sendero,

caminan cantando hacia el abismo

repitiendo una y otra vez:

Síganme porque he visto la luz.

No creas en hombres locuaces

que prometen mundos perfectos.

Necesitan tu voto, tu aprobación

para obtener más dinero y poder.

Que la razón sea tu ideología.

Revélate contra la hipocresía.

Que la verdad sea tu militancia.

Porque eres tu propio Dios y Rey.

Me levanto sobre una colina

para ver todo a mi alrededor.

Hoy seré una antorcha en el cielo.

Soñare que alguien me amara.

Mi oscuridad estallara en luz.

Mi soledad detonara esperanza.

Entonces todos abrirán sus ojos

y yo me iré sin lamentar nada.

No hay comentarios.: